Sin palabras

Written by  on mayo 29, 2013 

No recuerdo quién lo dijo y ni las palabras exactas, pero el espíritu de la cita viene siendo que la letra es una forma como otra cualquiera de acabar con la música. Y, aun sin estar de acuerdo con la afirmación, he de decir hay temas a los que no les hace falta letra. Tal es el caso de los dos tremendas composiciones que hoy comparamos aquí: “The Call of Ktulu” y “Orion”.

Localicemos primero en el tiempo a ambas composiciones: “Tha Call of Ktulu” data de 1984 y se encuentra en el segundo álbum de Metallica, Ride the lightning. Mientras tanto, “Orion” se publicaba a año siguiente, en verano de 1985, en la versión demo del (espectacular) Master of Puppets.

Vamos a comenzar hablando del tema más antiguo, inspirada en la obra de H. P. Lovecraft La llamada de Cthulhu, la canción fue compuesta por Dave Mustaine (no acaba de caerme bien este tipo, a pesar de reconciliaciones y babeos públicos, la verdad), James Hetfield, Lars Ulrich y el inolvidable Cliff Burton.

Un clásico literario en acordes

El relato y, por ende, la composición musical se refieren a un cuento de terror cósmico en el que una entidad de nombre Cthulhu, que yace bajo el mar, se dedica a cazar sombras malignas las que los seres humanos meras presas.

A pesar de que el paso del tiempo nos iría dejando más instrumentales, fue éste el que marcó el estándar de los californianos para este tipo de piezas: un intro suavecito al que sigue una melodía que, progresivamente nos va acercando al punto cumbre con un solo de guitarra… hasta que descendemos a un desenlace con la misma melodía de la primera parte (de acuerdo: esta última parte sí que varía entre unos y otros temas).

Curiosidades en torno a una de las granes composiciones contemporáneas

Como en el caso de cualquier composición legendaria, existe una serie casi infinita de curiosidades para “The Call of Kthulu”. Por ejemplo, que en origen iba a llamarse “When the Hell Freezes Over” (“Cuando el Infierno se congele”), pero Cliff, fan acérrimo de H. P. Loveraft convenció al resto del grupo de cambiar el nombre.

Por cierto, ¿sabías que es el tema más largo del álbum, con una duración de ocho minutos y treintaitrés segundos?

Se trata, además, del único tema instrumental de Metallica que tiene una coda propiamente dicha, ya que en “Orion” se repite el segundo riff en volumen decreciente; en el caso de “To live is to die” lo que se repite es el intro, interrumpido de inmediato por Dyers Eve. Y, finalmente, en Suicide & Redemption se puede oír de nuevo el riff principal decrescendo.

Con razón no acaba de caerme bien este tipo…

Otro detalle: como ya te he comentado, uno de los co-autores es Dave Mustaine, y “The Call of Kthulu” tiene un curioso parecido con “Hangar 18” del disco de Megadeth Rust in peace de 1990, por no decir que tiene el mismo intro que tema de la banda liderada por Mustaine “When”, del disco The World Needs a Hero, de 2001. Por cierto que el ex-componente exigía los derechos de tema a la banda (¡Ja!).

Terminamos el repaso a la llamada de Cthulhu diciendo que posee la misma base de acordes que “Battery”, sólo que en la segunda la guitarra suena más que el bajo y además no es un instrumental, propiamente dicho.

Un tema estratosférico

Y, repasado el primero de los grandes temas instrumentales de Metallica, vamos con el segundo, el ya mencionado “Orion”. Además de los ya citados, hay que hablar de otro punto en común con el primer instrumental: la participación (este será el último disco en el que aparezca) de Cliff Burton.

El nombre del tema proviene del de la constelación Orión, dado el sonido, un tanto “espacial” del puente de la melodía. Por cierto, a pesar de alcanzar los ocho minutos y veintitrés segundos es la pieza sin letra más corta publicada por Metallica… si exceptuamos, claro, “(Anesthesia) Pulling Teeth”, un solo de bajo que ejecutaba Cliff.

Hacer de todo con el bajo (menos comérselo)

Tanto en el caso de “Orion” como en el de “The Call of Kthulu”, Cliff Burton demuestra hasta qué punto era creativo con un bajo en las manos y lo que puede llegar a hacerse con un bajo y un distorsionador.

De hecho, aunque para la época era chocante (las armonías en los grupos de thrash metal no poseían demasiada importancia), Cliff demuestra tener unos dedos de acero sacando armonías del bajo.

Por cierto que no me gustaría terminar de hablar de Orion sin comentar el estatus que ha adquirido de himno, más aun después de sonar en el funeral de Cliff Burton. De hecho, voy a aprovechar esta tribuna que aquí me he creado para solicitar que también suene en el mío, dentro de ochenta años.

Category : metallica

Tags :