Los tatuajes de James Hetfield

Written by  on septiembre 17, 2014 

Es de cajón que os gusta James Hetfield y si sois amantes de los tatuajes como yo, probablemente hayáis visto la entrevista que concedió en 2009 explicando la historia de algunos de ellos. No la he encontrada subtitulada así que me fio de la palabra de honor de un fan que tradujo en Taringa parte de la misma.
Cuando enseña los ángeles, Hetfield explica «Hubo un tiempo en el que estaba enfatizado en los ángeles y el más allá … Mis padres se fueron de la tierra antes de tiempo y tener algún tipo de guía en mi vida … Ya sabes … Yo debería haber muerto cien veces, y yo sé que no soy el único, pero sólo puedo hablar por mí mismo, pero sé que hay algo más. Después de que yo haga algo estúpido podía sentir a mi madre o mi padre, o alguien haciéndome elegir un camino distinto. Es genial ver este tipo de cosas»

«Éste es mi mayor potencia-afirma mientras muestra el que lleva tatuado en la mano izquierda- Éste es un ángel llevando el don de la música y éstas son en realidad mis manos. El tatuador, Jack Rudy, tomó una foto polaroid de mis manos y las copio. Así que ésta es mi lucha. Éste es el ángel que me trae la música para ayudarme a atravesar el fuego, y tiene escrito en latín “‘Presente de Deus”, es decir, «Regalo de Dios.»

Otros tatuajes que enseña en la entrevista son el nombre de sus hijos que lleva tatuados en el pecho: Cali, Castor y Marcella y el tatuaje que se hizo en el brazo izquierdo en homenaje al fallecido Cliff Burton, bajo de Metallica : los acordes de Orion.

Tatuajes con historia

No son los únicos; si hay algo que le gusta a James Hetfield aparte de dar caña con Metallica es tatuarse el cuerpo. Uno de los más significativos es el que lleva en su muñeca derecha y que simboliza estar limpio de alcohol y drogas. No es un secreto que tuvo problemas con el alcohol hasta el punto de estar borracho varios días y despertar sin recordar nada. El propio Hetfield confesó en una entrevista «En 1985, el promotor Bill Graham me dijo que mi actitud era igual a la de Sid Vicious y Keith Moon, primero pensé que eso era genial, pero después recordé que ambos estaban muertos».

Sin embargo no pareció afectarle demasiado ya que no fue hasta 2001 durante la grabación de “St. Anger” que decidió pararlo todo para ingresar en una clínica de rehabilitación. Seis meses después salía limpio y decidió tatuarse para no olvidarlo.

tatuajes-hetfield
En unas declaraciones que realizó a So What!, la revista oficial del club de fans del grupo, Hetfield declaró: «Ya sabes, el viejo straight-edge tattoo, es como una gran X en la mano. No beber, y yo no bebo. Es como cuando vas a los clubes, que te ponen una X en tu mano. No necesito alcohol o drogas. Eso es la regla correcta en la vida. Obviamente, yo no soy “lo correcto”, pero en esta nueva etapa renací de manera “recta” y esto es una manera de recordarlo».

Otro de sus tatuajes más simbólicos es el que lleva cerca del hombro izquierdo: los cuatro naipes, un as, un nueve, un seis y un tres, (su año de nacimiento) rodeados de llamas junto a la leyenda latina «Carpe Diem» es decir, «Aprovecha el momento presente». Se lo tatuó en recuerdo del accidente que sufrió en 1992 en el Estadio Olímpico de Montreal cuando actuaron como teloneros de Guns N’ Roses.

 

Según la explicación oficial, por culpa de un malentendido entre la banda y el encargado de los efectos especiales, justo encendieron éstos en el momento en el que Hetfield estaba parado cerca de las torres de pirotecnia, por lo que sufrió quemaduras de segunda y tercer grado tanto en el brazo izquierdo como en la cara tras lo cual entró en estado de shock y tuvo que ser trasladado de urgencia al hospitaltatuajes-hetfield

Una M que significa Metallica, una F de familia (aunque otros afirman que es la F de Francesca, su mujer desde 1997), Jesucristo, una calavera con cuernos, con un tridente, unos dados, otra calavera alada (en el cuello en este caso), la palabra Faith (Fe) del bíceps dentro de un símbolo similar a la marca Ford, una telaraña en un codo con las llaves inglesas en su interior, la herradura en llamas de la nuca con la frase Leadfoot, una cruz templaria …

Números, letras, frases… Una pasada.